FORO DE VIGILANTES DE SEGURIDAD Y NOTICIAS
REGISTRATE Y CONECTATE AL FORO Y PODRAS VER Y DESCARGAR MUCHOS CONTENIDOS QUE EN EL SE ENCUENTRAN Y QUE AHORA NO PUEDES VER.

SIN REGISTRARTE NO PUEDES VER LOS MENSAJES. REGISTRARTE NO TE LLEVARA NI UN MINUTO.

TAMBIEN PODRAS DESCARGAR.
DOCUMENTOS PARA VIGILANTES, LIBROS GRATIS Y OTROS . INSPECCIONA EL FORO Y BUSCA LAS DESCARGAS.

NO TE LO PIENSES Y PASA A FORMAR PARTE DEL MEJOR FORO DE SEGURIDAD PRIVADA EN ESPAÑA


Academia controlum seguridad


siguenos en Google+Canal de youtubesiguenos en Twittersiguenos en facebook


Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada




CONSEJOS PRACTICOS PARA VIGILANTES DE SEGURIDAD


staff del foro

STAFF DEL FORO

ADMINISTRADORES
VALKYRIA / JOSEPMARTI

MODERADORES
J.J
RAFA.VS
WEBS AMIGAS







Comparte
Ir abajo
cuarentaconseis
cuarentaconseis
Colaborador
Colaborador
Como nos has conocido? : Navegando por Google
Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 26/09/2018
Edad : 43
Localización : De Despeñaperros pá bajo
el Dom 07 Abr 2019, 20:00
Iberia Futura. Reflexiones sobre un mundo globalizado.

Viernes 27 de febrero del 2015.

Por qué no votaré a Podemos

Nota bene: este artículo está escrito desde la más sincera imparcialidad y con las mejores intenciones, dando por supuesto que la gente de Podemos también actúa con las mejores intenciones al plantear sus propuestas.

Estimados lectores, como sabéis se ha abierto algo parecido a un proceso constituyente en España (también conocida como "este país" o "el estado") en el que el bipartidismo generado a partir de la Transición va a recibir un vuelco, del que no se sabe si saldrá un nuevo bipartidismo, o un tripartidismo, o una sopa de letras.

El Pp consiguió lo que no consiguió la Ucd, articular una gran masa en la que el discurso populista, la ideología liberal-conservadora y los intereses empresariales han alcanzado un equilibrio que le da solidez y garantiza que, por ahora, no se diluya. Ucd se diluyó porque era una creación mucho más de circunstancias que de realidad (en su seno había gente que venía del falangismo, de la socialdemocracia, del liberalismo, de la democracia cristiana) y porque la "derecha de intereses" no se entendió con la "derecha de ideales", como expresó Ricardo de la Cierva, que conoce el paño al detalle porque lo vivió en primera línea. En el Pp se ha conseguido un partido mucho más asentado.

Por su parte, el Psoe contemporáneo apareció para rellenar una gran cuota electoral, la de centro-izquierda,  cuya existencia era impensable unos pocos años atrás pero que fue suscitada y alimentada casi desde el minuto uno de la transición por una oleada de ingenierías sociales y políticas. Carrero apoyaba la opción del joven Felipe González en sustitución del Psoe histórico. A pesar del extrañísimo asesinato de Carrero (que ha sido leído como una forma que tuvieron oscuros poderes de acelerar la inminente transición aunque pienso que puede leerse de un modo totalmente opuesto, como un intento de frenarla), la baza González se mantuvo. Ya en tiempos transicionales, una ramificación del caso Flick alemán salpicó al Psoe: socialdemócratas alemanes fueron acusados en 1984 de financiar al partido español con un millón de marcos de la época, provenientes de la fortuna de la familia Flick, forjada durante el Tercer Reich (según Von Brauchitsch a una pregunta de Carrillo en sede parlamentaria, el propósito de esa financiación era fortalecer al Psoe para impedir que el Pce tuviera opciones de gobierno). El Psoe de González y Guerra había aparecido poco menos que desde la nada, pero entre el 82 y el 83 copó la casi totalidad del poder nacional, autonómico y municipal (parecía como si se hubiera diseñado un PRI a la española) mientras España sufría una transformación sociocultural que más bien pareció un giro copernicano. Es posible que ese carácter circunstancial del Psoe explique al menos una parte de su marasmo actual, incapaz de levantar cabeza a pesar de la mediocre ejecutoria de Mariano el Ausente. Lo que tiene un principio tiene un final.

Ese electorado de centro-izquierda es el obvio caladero de votos de Podemos, meteórica formación llevada a las estribaciones del poder (a juzgar por las encuestas de intención de voto) en virtud de una magistral campaña publicitaria llevada a cabo básicamente a través de tertulias políticas televisivas (alguna gente les conoce como "el partido de la tele"). Podemos arrancó en el espacio que corresponde más o menos a Iu, formación para la que Pablo Iglesias trabajó como asesor en el 2011, es decir, el espacio de una izquierda sin particular interés en la unidad de España (favorable al "derecho a decidir" de las regiones -y supongo que también de comarcas, pedanías, etc- españolas) y que reivindica la "multiculturalidad". Al año siguiente Iglesias también colaboró asesorando a Age, una coalición gallega de izquierda, manifiestamente separatista y de modo algo paradójico también "multicultural" (tanto Iu como Age han quedado muy tocadas por la aparición de Podemos). Poco a poco, Iglesias y su gente han abierto su discurso, desde el maximalismo de su programa para las europeas del pasado 2014 (cuando se convirtieron en sensación con sus cinco eurodiputados) hacia la apuesta por la socialdemocracia, lo que equivale a intentar ocupar el espacio electoral de centro-izquierda.

A pesar del auge popular de los así llamados "podemitas", hay una cosa que me sorprende y es que ahora mismo no recuerdo a ninguna cara conocida diciendo que va a votarles. Tal vez sea por mala memoria mía, o porque veo menos la tele que el español medio (o "estepaisano medio" o "estatal medio"). Por eso he tenido que preguntarlo para ver que sí, que hay gente famosa que ha dicho que les votará o que por lo menos les agrada lo que dicen. Recordemos que en el 2008 aquel señor apellidado Zapatero, el de la economía de Champions y la crisis que no existía, recibió un notorio apoyo de lo que se llamó "el clan de la ceja" entre los que se contaban Sabina, Bosé, Serrat, Concha Velasco, Ana Belén y Víctor Manuel, gente que lleva décadas en los medios (algunos de ellos hicieron cine durante el franquismo, seguramente con todo el dolor de su corazón pero esto último no se les notaba o al menos yo no he conseguido apreciarlo), que está muy asentada (la Rtve controlada por el Pp dedicó a Serrat un especial en la pasada Nochebuena) y que no apostaba por una opción fresca, novedosa y "revolucionaria" sino por más de lo mismo, un señor del sistema como Zapatero, del ala centro-izquierda pero dentro del sistema. Que tenga tanta importancia la preferencia de actores o de cantantes, mientras que a nadie le quita el sueño a quién vota un bioquímico o un filólogo especialista en sánscrito, puede resultar escandaloso pero en realidad es normal en un país que ve cuatro horas de tele per cápita al día: ¿a quién van a hacer caso?, pues a la gente de la tele.

La percepción de que ambos partidos mayoritarios en cuyo entorno se ha establecido el bipartidismo (con referencia adicional a Ciu y Pnv, bisagras claves en más de una ocasión) ha ayudado a verlos como las dos cabezas de un mismo cuerpo, como sendas manifestaciones del mismo sistema de cosas. Por tanto, una victoria de Podemos supondría una enmienda a la totalidad de ese sistema de cosas, lo que significaría cerrar la transición y abrir otra, algo que llevaría aparejada una reforma constitucional, territorial y socioeconómica de gran calado y casi casi la refundación de "este país", posiblemente con menos territorio. Se nos recuerda que "este país" es rico, muy rico, y que están dispuestos a asumir la tarea de repartir esa riqueza entre todos (quienes sean esos "todos" se desconoce aún con exactitud), por un sentido de patriotismo, un patriotismo -dicen- que no tiene que ver con pulseras ni llaveros sino con preocuparse del pueblo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Imagen: Arcadio Esquivel, Cagle Cartoons, La Prensa de Panamá.

Comprobado, pues, que hay gente famosa en cuyo propósito está votar a Podemos, explicaré por mi modesta parte por qué no les votaré. De entrada, no suelo votar. He votado tres veces, y una fue en blanco en unas municipales (no sé, me aburriría en casa). Voté "No" en el referéndum por la constitución europea del 2005. Y voté en las pasadas europeas. Ahora pienso que es importante votar. Ya sé que el voto de un sabio vale igual que el de un necio, pero si el sabio se queda en casa sin votar y el necio vota, el voto de aquél no valdrá igual sino mucho menos. Y la sociedad no se divide entre sabios y necios. Además, uno puede ser muy sabio cuidando su salud pero muy necio administrando su dinero, o muy sabio desempeñando su trabajo y muy necio en las relaciones sentimentales. La sociedad es un continuum de gente, con baches y altibajos. Bueno, veamos mis razones:


-Podemos es un partido del sistema cuyo objetivo es mantener ese sistema. ¿En qué consiste el sistema? Pues consiste en la posibilidad de generar procesos inflacionarios. Esos procesos inflacionarios no pueden ser frenados ni por la convertibilidad fija de la moneda ni por los bancos centrales (antes al contrario, desde que existen la inflación histórica se ha disparado; eso sí, inspiran la sensación de que el asunto está controlado y de que tenemos soberanía monetaria, gracias al mito de la omnipotencia estatal), desarrollando espirales de deuda. Esos procesos inflacionarios no se han detenido casi nunca durante el último siglo porque se descubrió una fuente de energía (el petróleo) que "dopa" las economías multiplicando los esclavos energéticos a su disposición y con los que extrae de la Naturaleza riquezas suficientes para cubrir ese dinero vacío emitido como deuda y retornado con intereses. Ese sistema, para seguir funcionando, necesita que exista una masa consumidora interesada en las riquezas arrebatadas a la Naturaleza, lo que mantiene el proceso en marcha y da pie a nuevas emisiones de dinero-deuda.

Podemos no ataca a esa Gran Rueda que es el sistema actual. Podemos no dice que debamos consumir menos. Antes al contrario, Iglesias ha dicho que España es rica y que todos debemos tener un determinado nivel de consumo. Por tanto, Iglesias asume el postulado de que debemos volver a como vivíamos a principios de este siglo, cuando teníamos un poder adquisitivo mayor. Si tenemos más poder adquisitivo, pues adquirimos más, moviendo la Rueda.

Se da por supuesto que la pérdida de poder adquisitivo se debe a que el sistema está pensado para que las plusvalías deriven hacia los bolsillos de los ricos. No niego que en buena medida es así, pero la codicia de unos pocos no basta para explicarlo. Esa codicia está ahi, es un hecho. Lo que me parece obvio, y que debería parecérselo a gente que ha tenido trato con el sector ideológico ecologista y debe saber lo que hay, es que las sociedades occidentales han tocado techo, un techo físico, y están destinadas a decrecer: en PIB, en población, en consumo, en gasto energético .... Eso no se le escapa a nadie mínimamente informado, y si no se toman las medidas adecuadas para minimizar el golpe que supondrá ese decrecimiento sabiendo que se dará sino que se promete que volveremos a consumir como en el 2006 es porque no se está pensando en décadas, sino como mucho en las próximas elecciones, lo que haría de Podemos un partido más del sistema.


-Los integrantes de los cuadros directivos de Podemos trabajan en el sistema, transmitiendo los inputs ideológicos del sistema. La mayoría de los más conocidos son docentes de universidades públicas. Obviamente, eso en principio no tiene nada de malo, como si fuesen albañiles o vareadores de olivos. Pero esa gente, sin duda muy respetable en su trabajo, participa de un flujo de ideas y slogans sociales y culturales que el sistema ha aceptado porque al propio sistema le viene bien que circulen masivamente. ¿Cómo se puede cambiar un sistema si uno es vocero de sus valores? ¿Se puede criticar el Estado-asistencia o "del bienestar" desde dentro de él y percibiendo rentas (muy legítimas, como contraprestación de un trabajo cualificado) de él?

Pienso además que ese cuadro dirigente no tiene excesiva cercanía con el mundo obrero. Tal vez me esté equivocando, pero ésa es la impresión que tengo. No me refiero a cercanía emocional, que seguramente tendrán mucha, sino a cercanía física, del día a día. Como obrero manual que soy (con ínfulas intelectuales, pero obrero manual al fin y al cabo), es algo que valoro sobremanera. Es más, prefiero a un empresario (porque sé de qué pie cojean y qué cosas aprecian) que a un intelectual que ve las cosas desde una torre de marfil (que no tiene por qué ser el caso de los "podemitas", o de la mayoría de ellos).

De ahí que los cuadros dirigentes de Podemos se correspondan básicamente con los patrones ideológicos del llamado marxismo cultural, cuyos autores no han cesado de citar, empezando por Antonio Gramsci. De ahí, pues, que tengan como uno de sus principales objetivos crear (o ser) una nueva casta de intelectuales orgánicos. La figura del intelectual orgánico es básica en el marxismo cultural, pues pone su intelecto al servicio de un partido o un movimiento, o de un gobierno una vez conquistado el poder. El intelectual que critica al poder, incluso cuando lo desempeñan los de su cuerda ideológica, es más bien raro en España.

Los cuadros dirigentes de Podemos serían, por tanto, muy distintos de la actual dirección que están tomando las castas dirigentes en Occidecadente, con la élite californista a la cabeza. Los californistas, que son los grandes irradiadores de ideologías a nivel mundial, aunque también provienen de ambientes universitarios no son sólo estudiantes aplicados sino básicamente self-made men con chispazos de genialidad, empresarios de sí mismos, que se han hecho a sí mismos (incluso literalmente, como Martine Rothblatt), y gente de negocios con neta independencia de los sistemas clásicos de poder y que no necesitan detentarlos. Por tanto, un gobierno de corte marxista cultural más o menos clásico no les hace sombra. No hay problema que ese tipo de gobierno se dé en España, como se está dando en varios países de Iberoamérica sin que la élite californista se inmute (tampoco preocupan demasiado a las élites de la Costa Este: la compra de bonos venezolanos le está dando a Goldman Sachs más rentabilidad que el 90% de sus otras inversiones, por ejemplo).


-Podemos no sería una vanguardia ideológica, sino más bien una tardía recuperación del izquierdismo iberoamericano. Así como el chavismo y el kirchnerismo no pasan de actualizaciones muy poco actualizadas del castrismo y del peronismo, y que la casi totalidad del discurso "no alineado" de Iberoamérica (o "América Latina", término de propósito peyorativo que por algún motivo ha sido aceptado de manera muy generalizada) de hoy no difiere gran cosa del que se extendió con fuerza en los años sesenta. Comparte las mismas señas de discurso yankee go home en favor de una alternativa afrancesada (dado que el  mundo intelectual francófono -Sartre, Régis Debray, Franz Fanon, Armand Mattelart, etc etc- también recurría a ese discurso), un indigenismo adanista que pretender borrar la "historia mal hecha" de la presencia española corriendo un piadoso velo sobre los dos siglos de emancipación (durante la que los indígenas se llevaron la peor parte), un victimismo conspiracionista permanente (herencia soviética, adoptada por el izquierdismo e insólitamente también en los últimos años por el identitarismo europeo), caudillismo, antiliberalismo .... Lo que vive Iberoamérica es una reedición de lo ya vivido, probado, experimentado y en algunos casos abandonado hasta hoy.

Los dirigentes más señalados de Podemos han colaborado con varios gobiernos del continente (no vamos a entrar ahora a valorarlos), presentando después esa colaboración como si hubieran sintonizado con algo nuevo, con una vanguardia de pensamiento que me temo que no es tal pero que han querido hacernos ver que sí, que ahora se está cociendo en Iberoamérica un salto político, económico, social y cultural hacia el futuro. Los datos indican que más bien el salto es hacia el vacío. Con el barril de crudo a 120 dólares muchos países del continente eran emergentes. ¡Claro, ellos y cualquiera! La caída de la cotización les ha puesto ante una realidad muy dura. Es cierto que si un país aprovecha el muy ventajoso precio caro del crudo de su subsuelo para subsidiar a las clases míseras de la población que gobiernos anteriores ignoraban olímpicamente, el resultado es la creación de una capa social con expectativas mejores y con voto adicto, pero con el riesgo de quedar en una situación clientelar, dependiendo de que la cotización siga siendo alta y el cheque esté puntual en la oficina. A esa forma cómoda (y no digo que malintencionada) de crear un fuerte apoyo social a un gobernante, un apoyo social fiel y dispuesto a partirse la cara con los opositores, no le auguro un futuro brillante.

Eso no quiere decir que España llegue a ser con Podemos una segunda Venezuela. De entrada, España tiene cantidades testimoniales de petróleo, con lo que poca redistribución se podrá hacer por ahí. Pero dado que últimamente los países que nos deberían servir de faro en Iberoamérica parecen estar gripándose uno tras otro,  ha habido una conveniente actualización en el discurso: ahora el faro son las socialdemocracias escandinavas.


-Podemos no tiene gran cosa que ver con Escandinavia. Aquellos países del norte tienen una admirable estabilidad política, parece que van a piñón fijo. Algo parecido puede decirse de Suiza. Mientras, en España hemos tenido unos dos últimos siglos extremadamente conflictivos y accidentados. Necesitamos estabilidad.

Está muy bien que los españoles se pregunten por cómo debe ser la jefatura del Estado. Y que Podemos prefiera una república (al contrario, curiosamente, que los países escandinavos). Pero un país no puede estar frente al espejo todos los días preguntándose qué es y qué hace en el mundo. Además, si tan urgentísimo es montar un referéndum sobre ese punto, ¿por qué no montar otro sobre si queremos estado de las autonomías, si hay que blindar o no las fronteras o si los políticos deberían trabajar gratis, por ejemplo? Aaaaaaamigo, esas partes del sistema ya no se tocan, ¿verdad? Por otra parte, la práctica de someter a referéndum (y vinculante: si es meramente consultivo, una encuesta sale más barata) los asuntos más importantes para la nación es algo que sí se parece más a una verdadera democracia y que durante los últimos cuarenta años ha brillado por su ausencia. Y consultivos ha habido un par de ellos. ¿Qué debería hacernos pensar que con Podemos la cosa cambiaría?

No sólo la estabilidad escandinava, simbolizada en sus casas reales, no hay cómo compararla con el despelote histórico de España sino que además parte del podemismo toma como bandera (siquiera simbólicamente) la de un determinado período histórico, los años treinta del pasado siglo, en que hubo más inestabilidad. Inestabilidad por culpa de unos y por culpa de otros. ¿Por qué los períodos republicanos fueron tan trágicos y a la vez ridículos, si se supone que se trataría de algo tan aséptico como que el jefe de estado fuese electivo y no hereditario? Pues porque los períodos republicanos fueron terreno abonado para políticas de giro copernicano, de ingeniería social y política. También lo fue la transición, por  cierto: eso permitiría entender aquella frase de Zapatero cuando decía que "tenemos un rey muy republicano", así todo encaja.


-No sabemos a ciencia cierta qué piensan los de Podemos. Como sabemos, una cosa fue el programa presentado a las europeas de mayo del 2014 y otra distinta es el actual, en que han descubierto la socialdemocracia y lo escandinavo. ¿Cuándo decían la verdad acerca de la RBU, por ejemplo? ¿Apoyarán o no el separatismo en alguna región española? Si están por el derecho a decidir, ¿van a dejar decidir? ¿Cómo se entiende todo esto? ¿En qué consiste el patriotismo de que hablan si permiten una partición territorial?

La verdad, me cuesta tener medianamente claro cuáles son sus grandes propuestas de fondo, porque hay ruido mediático, el partido está estrenándose y parece como si rectificasen sobre la marcha todo el tiempo. Es como lo de la deuda soberana. ¿Realmente su propósito es una auditoría previa o ya dan por hecho que parte de la deuda es ilegal? Uno de los apoyos podemitas ha sido el proceso político en Grecia. Pero Grecia está totalmente empantanada y no va a salir de ésta. Creo que en función de cómo evolucione el asunto griego así actuará Podemos, improvisando en un sentido o en otro.


-Podemos no es un partido transversal. Es un partido netamente izquierdista. Recuerdo que la última vez que escuché hablar de ese carácter transversal, aunque no recuerdo quién lo decía, salía la noticia de que Izquierda Anticapitalista (con un nombre que deja muy poco a la imaginación) pasaba a integrarse en Podemos. Evidentemente, están recogiendo algo de voto derechista (peperos hasta las narices de la situación actual y de cómo Mariano el Ausente ha defraudado a su electorado), pero el Pp ha tenido menos desgaste del que le correspondería por su deficiente gestión y ese desgaste irá más bien a Ciudadanos o a una abstención que podría dejar de serlo cuando lleguen los comicios, mientras que el centro-izquierda es ese gran espacio a conquistar.

Iglesias comentó una vez que los podemitas son grandes estrategas. No me cabe duda. Saben cómo pulsar las teclas adecuadas, y saben cómo hacer evolucionar su discurso, de manera inteligente, para ocupar ese espacio centro-izquierdista. La transversalidad es una estrategia útil para atraer voto extra de otros espacios, y seguramente Pablo es sincero al alegrarse de que gentes de derechas digan que le votarán no sólo por el hecho de que esos votos le acercarían al poder sino también por ser una muestra de confianza, pero el destino de Podemos es intentar arrebatarle al Psoe el espacio que ocupa. Sería entonces el cierre de una época y el principio de otra.

O no. Puede que sea una mera actualización del bipartidismo con terceros que hemos vivido todo este tiempo.


-Desde la esfera de Podemos se aventuran medidas contraproducentes y a veces alarmantes. Que conste que no necesariamente sean compartidas por la dirección ni entren en los futuros programas electorales, pero de vez en cuando salta alguna que otra perla. Obviamente, no creo que Podemos quiera suprimir la Semana Santa (aunque tal vez parte de su cuadro dirigente no lo vería con malos ojos, pero eso es por ahora mera suposición mía). Pero hay medidas como la RBU, la renta básica universal, que para muchos analistas son ideas de bombero. Recuerdo a Iglesias diciendo en una entrevista que eso no desincentivaría la inserción en el mercado laboral, porque nadie se va a quedar en casa si le dan 650 euros, creo recordar. Pues yo conozco casos que sí, Pablo, unos cuantos, y por menos de ese dinero. Y ahora viene la pregunta, ¿de dónde sale ese dinero? En ese punto Podemos dice lo mismo que Syriza: más presión fiscal sobre las rentas altas y más control de la evasión fiscal. ¿Y si se hacen las cuentas y aun así no llega? ¿Se han hecho las cuentas considerando todas las variables?

¿Cuál es el punto de vista definitivo, por poner otro ejemplo, respecto de la inmigración? Hay que tener en cuenta que la inmigración extraeuropea agrada al sistema. De lo contrario, la habría impedido por todos los medios y habría transmitido slogans para justificar sus políticas restrictivas. Pero no ha sido así. En una Tuerka, Vestrynge le comentó a Iglesias y contertulios que la patronal no se había quejado en ningún momento de la inmigración. Eso sí, añado yo, cada poco tiempo aparece alguien de la patronal diciendo que tenemos que ganar menos, trabajar más, sacrificarnos, apretarnos el cinturón .... Gente como Díaz Ferrán nos dijo eso. Que cada cual saque sus conclusiones.

Hay varios motivos que podrían explicar por qué el sistema está a favor de la inmigración masiva (hace poco se nos dijo desde instancias europeas que la UE necesita 150 millones de inmigrantes más). Las patronales de la construcción, el campo y la hostelería saldrían beneficiadas de la devaluación salarial que supondría, porque habría gente dispuesta a trabajar por menos de lo que venía cobrando un obrero español. La patronal de la banca funciona prestando dinero a las demás patronales. Los partidos tradicionales, relacionados con las patronales, están interesados en nuevos viveros de votos pero sobre todo quieren apuntalar una estructura social de la que viven y que dada la bajísima natalidad española y occidental es una estructura que amenaza ruina, lo que supondría el fin del modo de vida de buena parte de las capas políticas y administrativas del sistema. Si un partido nuevo ve con buenos ojos la llegada de muchos más inmigrantes podrá deberse a la mejor de las intenciones por su parte, pero está claro que concordaría con los intereses del sistema.

Por descontado, es un deber de mínima humanidad ayudar a gentes extranjeras que lo están pasando mal. Pero no debemos engañarnos, si la economía española está demostrando que es incapaz de absorber en sus engranajes productivos a cuatro millones y pico de personas, ¿cómo va a absorber a más millones de gentes de fuera?

Los inmigrantes no tienen la culpa de nada. Ellos quieren un futuro mejor. Y todos los países han tenido inmigración, mayor o menor. Pero pretender lo que el sistema pretende, que los inmigrantes salven las caducas estructuras occidentales y españolas, es autoengañarse. Es algo que he comentado con amigos míos que son de origen extranjero y me suelen dar la razón, porque lo argumento con la mejor voluntad y desde el aprecio que les tengo. Es más, gente inmigrante que conozco tiene una opinión mucho más radical, incluso xenófoba (¡!), de otros inmigrantes y del número exorbitado que según ellos han alcanzado.


-No me gustan ciertas respuestas podemitas ante críticas vertidas en medios de comunicación. No hará falta decir que estoy muy lejos de aplaudir las críticas destructivas que se le puedan dirigir a los de Podemos desde la inquina, el rencor o el servilismo partidista. Tampoco voy a entrar en los rifirrafes que ha habido con determinados periodistas y comunicadores, algo que si uno entra en el juego de las cadenas y de las tertulias debe entenderse que puede ocurrir tarde o temprano. Pero detrás de una expresión como "los medios de comunicación privados sirven a los intereses de sus jefes" pueden esconderse más cosas. Por ejemplo, dar a entender que los medios públicos no sirven a los intereses de sus jefes, lo que en el caso español y autonómico daría mucho, pero mucho de sí comentarlo con detalle. Lo público no es arcangélico ni sacrosanto ni desinteresado, señores. Lo público puede ser mucho peor, mucho más amenazador que lo privado. Suele serlo, de hecho. En la gestión pública tienden a encontrar acomodo los intereses personales.

También podría esconderse la idea de que a los medios privados hay que atarlos en corto para que "no mientan", pero podría caerse en la tentación de hacerlo para que no sean tan críticos. Ese peligro siempre ha existido, claro. Y más cuando, como nos dicen quienes vivieron intensamente la transición, ahora se pueden decir muchas menos cosas que antes porque estamos dominados por la corrección política. Pero pienso que lo malo es empeorable.


-España no es un país rico. Nunca lo fue. La riqueza de los países reside en el trabajo de sus habitantes. Quitaos de la cabeza lo demás. Y si un país como España no puede ofrecer trabajo a más de cuatro millones de ciudadanos, ¿de qué riqueza hablamos? Para mantener la situación actual y no tocar las estructuras, el sistema optará por lo que ha venido haciendo últimamente, aumentar la deuda soberana y meter mano en los fondos de reserva. ¿Vamos a anunciar auditorías de la deuda mientras pedimos créditos, o cómo va esto?

España no es un país rico energéticamente. Importamos casi toda la energía consumida, y en nuestro mix eléctrico el peso de los combustibles fósiles sigue siendo tremendo. ¿Cómo se va a cambiar eso? No somos ricos institucionalmente. El Congreso decide el gobierno. Congreso y Senado deciden el CGPJ, y entre todos el Tribunal Supremo, y entre todos los anteriores el Constitucional. No existe la división de poderes salvo en el papel. ¿Tienen pensado cambiar eso o dejarlo como está? No somos ricos demográficamente. ¿Qué planes tienen? ¿Subsidios y premios de natalidad? ¿De dónde sale el dinero? Sí, es infame el panorama que la castuza española ha dado, los pelotazos, la corrupción, las tarjetas opacas, las cajas de ahorro voladas, etc etc. Todo eso nos indigna a todos. Pero si se impidiera que hasta el último céntimo de dinero público (venido de nuestros impuestos) se desviase por esos caminos extraviados, ¿llegaría para asumir todo el gasto público que pretenden los keynesianos? Lo repito, con el barril Brent por encima de dos dólares no hay Keynes que valga. ¿Han pensado en alguna alternativa?


-----------------------------


Estoy en las antípodas ideológicas de Pablo Iglesias. Con todo, no me cae mal, es cinéfilo como yo, es un tío brillante que practica senderismo y seguramente estaríamos de acuerdo en el 50% de las cosas. Pero el otro 50% es demasiado importante. Dicho del modo más constructivo posible, no le votaré. Pero si sale investido presidente, espero estar equivocado en mis apreciaciones.

El problema es que estoy convencido de que no me estoy equivocando.



Publicado por Hombre-Lupa Gardner en 14:10

Fuente: el extinto blog Iberia Futura, por desgracia cerrado y borrado de contenidos en Internet por el autor.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.