FORO DE VIGILANTES DE SEGURIDAD Y NOTICIAS
REGISTRATE Y CONECTATE AL FORO Y PODRAS VER Y DESCARGAR MUCHOS CONTENIDOS QUE EN EL SE ENCUENTRAN Y QUE AHORA NO PUEDES VER.

SIN REGISTRARTE NO PUEDES VER LOS MENSAJES. REGISTRARTE NO TE LLEVARA NI UN MINUTO.

TAMBIEN PODRAS DESCARGAR.
DOCUMENTOS PARA VIGILANTES, LIBROS GRATIS Y OTROS . INSPECCIONA EL FORO Y BUSCA LAS DESCARGAS.

NO TE LO PIENSES Y PASA A FORMAR PARTE DEL MEJOR FORO DE SEGURIDAD PRIVADA EN ESPAÑA


Academia controlum seguridad


siguenos en Google+Canal de youtubesiguenos en Twittersiguenos en facebook


Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada




CONSEJOS PRACTICOS PARA VIGILANTES DE SEGURIDAD


staff del foro

STAFF DEL FORO

ADMINISTRADORES
VALKYRIA / JOSEPMARTI

MODERADORES
J.J
RAFA.VS
WEBS AMIGAS







Comparte
Ir abajo
RafaVs
RafaVs
Moderador global
Moderador global
Como nos has conocido? : Internet
Mensajes : 1840
Fecha de inscripción : 29/05/2018
Localización : Galicia
el Miér 17 Abr 2019, 16:01
estrelladigital.es
PAULA PÉREZ CAVA.
24.05.17

Una actuación rápida y efectiva para frenar ataques que tienen como objetivo causar el mayor número de víctimas posibles en el menor tiempo. La Policía Nacional utiliza la actualización de un protocolo antiterrorista que da órdenes claras y contundentes de cómo actuar con los terroristas.

No parar a socorrer a las víctimas, ni siquiera a las bajas de las propias fuerzas de seguridad del Estado. “Lo prioritario es neutralizar al agresor”. El protocolo confidencial de la Policía Nacional marca claramente cuáles son las prioridades de los agentes que intervienen en un ataque terrorista en el que el agresor se encuentra aún en el lugar de los hechos. Un ataque como el que esta misma semana ha asolado Manchester.

Además, da instrucciones precisas de cómo actuar frente a los terroristas: “disparar a las piernas o cabeza (puede portar un chaleco explosivo que se puede explosionar al dispararle al cuerpo”. A continuación, el protocolo insta a los agentes a registrar bien a los terroristas por si tienen más armas y advierte a los agentes de los posibles riesgos: “Si hay armas sueltas sospechosas u objetos sospechosos. NO tocarlos, pueden ser trampas bomba”, recuerda el protocolo.

Estas instrucciones son las que se aplicarían en una “incidencia roja”, según la clasificación de este protocolo. Este nivel supone que el atacante (o los atacantes) “están matando a personas”. En ese caso, el objetivo de los agentes será localizar al autor o autores y “fijarlo o confinarlo”. En cualquier caso, “prima la neutralización del autor/es (cada segundo cuenta)”, reza la guía de actuación.

También está previsto un “incidente con rehenes”, lo que se considerará una “incidencia naranja”. En ese caso, el protocolo recomienda acordonar la zona exterior y esperar refuerzos. Mientras, el objetivo será recabar información. Finalmente, se considera la opción de que el terrorista esté “neutralizado” y con certeza de que no hay más. Sería una “incidencia verde”, en la que los agentes podrían disponerse a evacuar víctimas a un lugar seguro.

En este caso, se da prioridad a los heridos que puedan andar, si es posible por grupos, para acelerar la evacuación. Se establece también la fórmula para trasladar a los heridos que no puedan caminar por sus propios medios.

Los policías que toman parte en una intervención de estas características se organizan en los llamados Núcleos de Neutralización (NUNE), que están dirigidos por un Jefe del Dispositivo, que no debe implicarse directamente en la intervención. “Si ‘cae’ queda todo sin coordinación”, dice textualmente el protocolo al que ha tenido acceso este diario.

Recomendaciones prácticas y tácticas.
En el documento, que ya aplican los agentes, se dan otro tipo de instrucciones y recomendaciones, desde algunas de tipo táctico hasta otras de tipo práctico, como qué tipo de arma utilizar en una inspección de un edificio o recordar a los agentes cómo situarse para llevar a cabo una inspección. Este protocolo es una actualización de la llamada “Circular 50”, el “el plan de actuación” policial que se crea en diciembre de 2005, y cuya activación se ha vuelto a conocer en varias ocasiones, como enero de 2015, cuando una alarma de atentado en Atocha puso en marcha el dispositivo. Atocha es un centro neurálgico de la capital de España, por eso siempre hay dos equipos operativos de la Policía Nacional en el área.

Sin embargo, en la actualidad no es necesario que haya una alerta por atentado: las unidades de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional ya aplican muchas de las instrucciones y están alerta de las recomendaciones. La mayor parte de los agentes que patrullan las ciudades han recibido formación específica al respecto.

Esta actualización del protocolo “Circular 50” se centra en los ataques podrían ser llevados a cabo por una o varias personas con el objetivo de causar el mayor número de víctimas posibles en distintos escenarios, entre los que se destacan zonas turísticas españolas. Se trata de un protocolo que no ha trascendido a la luz pública por obvios motivos de seguridad y protección de los propios agentes y de los ciudadanos, y al que Estrella Digital ha tenido acceso.

Ataques “amok”
Esta oleada de ataques terroristas, muchos de ellos llevados a cabo por lobos solitarios, han provocado la reacción en las fuerzas policiales, pese a que no se ha incrementado el nivel de alerta antiterrorista, que se mantiene en el nivel 4 desde junio de 2015. Los ataques suicida con explosivos -como el del pasado lunes en Manchester- o la detonación de bombas en lugares clave se ha sumado a las agresiones letales de una persona armada con un cuchillo, un fusil de asalto o un camión o un coche que arrasa a una multitud, como los casos de Niza, Berlín o Londres.

Dentro de los ámbitos policiales se les denomina ataques “amok”, que en malayo significa “atacar o matar con ira ciega”, y dentro de ellos estarían encuadrados ataques relacionados con la violencia de género y dentro del entorno escolar. Sin embargo, no son esos para los que se preparan los agentes del orden.

Una de las características es que estos terroristas, que los agentes de la Policía Nacional se preparan para neutralizar, “actúan de manera fría y calculada”. Sin embargo, no existe un perfil psicológico específico, según las observaciones de expertos estadounidenses sobre este tipo de incidentes que maneja la policía española para elaborar el mencionado protocolo.

Tampoco hay un lugar predeterminado para llevarlos a cabo, sino que pueden desencadenarse en diferentes escenarios, con el objetivo siempre que haya un potencial alto número de personas que puedan resultar víctimas. Ese es precisamente uno de los problemas que plantea este tipo de ataques, que pueden producirse en cualquier lugar y no suelen durar mucho: las estimaciones con las que cuenta la policía es que no superan los 8 minutos.

Por eso, “cada segundo cuenta” –asegura el protocolo– y eso es fundamental en este manual, que da por hecho que esos ataques no duran el tiempo suficiente para que lleguen las Unidades Especiales. De ahí que, en la actualidad, la gran mayoría de los policías nacionales que patrullan las calles de las principales ciudades españolas tengan formación específica.

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
RafaVs
RafaVs
Moderador global
Moderador global
Como nos has conocido? : Internet
Mensajes : 1840
Fecha de inscripción : 29/05/2018
Localización : Galicia
el Miér 17 Abr 2019, 16:10
estrelladigital.es
LORENA FERNÁNDEZ.
02.01.15

Retorno de la 'Circular 50' en el atentado de Atocha.
Tras una década cogiendo polvo, la Policía vuelve a usar la 'Circular 50' como protocolo ante el ataque terrorista en la estación de Atocha. Contiene toda la información necesaria para actuar desde las unidades que deben acudir, la coordinación del dispositivo y el tipo de actuación.

'Circular 50' es un protocolo que la Policía pone en marcha ante ataques terroristas. Llevaba 10 años sin usarse, desde que en 2005 se actualizase debido a los atentados en Atocha el 11 de marzo de 2004, en el que se pensó que había que reforzar el protocolo del modo de actuar del Cuerpo Nacional de Policía. El 2 de enero, y tras la alarma por un atentado terrorista en la estación de Atocha, se ha visto necesario sacar del cajón aquel Protocolo que llevaba una década cogiendo polvo.

Las consecuencias derivadas de un atentado terrorista, podrían causar daños tanto en la integridad física como para los bienes, por lo que se crea un plan de actuación que permite la rápida atención de las personas afectadas.

El plan tiene diferentes alternativas según al hecho al que uno se enfrente, incluyéndose las actuaciones policiales para la consecución de los objetivos señalados.

Cada Jefatura de Policía tendrá la planificación de un dispositivo específico para cada una de las Comisarias Provinciales y Locales de su región policial. Así mismo los atentados se distinguen en varios tipos y todas ellas tendrán que responder a los siguientes puntos en caso de atentado:

1. Mediante artefacto explosivo o cuando las amenazan se presuman reales.

Unidades que deben acudir al lugar del atentado.
Cuando ocurre un atentado, un intento del mismo o una previsión de él, solo pueden personarse en el lugar de los hechos las Unidades de Seguridad Ciudadana (UIP, Radiopatrullas, guías caninos, subsuelo); información (TEDAX-NRBQ); y la Policía científica.

Según de la inclusión del atentado y de su alcance, podrían ser posibles helicópteros para una coordinación aérea.

Coordinación del dispositivo planificado.
En la Sala del 091 hay un plan que informa de una clave para saber que se ha producido un atentado y de qué tipo es; un funcionario que dirige las primeras actuaciones y que se persona en el lugar del Jefe del Dispositivo; un funcionario designado por éste; diversas unidades según el tipo que acudirán al lugar de los hechos; número exacto de Unidades que se tendrán que dirigir al lugar y que llevarán consigo utensilios como la cinta policial para delimitar las zonas, conos, megáfono y demás elementos necesarios para la intervención; debe haber protocolos con otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad; y los centros hospitalarios de referencia a los que llevar a los afectados.

Cuando se recibe un aviso de atentado y se presume real el Jefe de Sala o el Coordinador de Servicios tendrá que: mandar al lugar de los hechos a la Unidades pertinentes; comisionará al funcionario que asume las primeras actuaciones; da aviso a las unidades de TEDAX; avisa también al Jefe del Dispositivo y de la Dependencia y al Juzgado de Instrucción de Guardia; todos los datos que tenga al momento se los enviará a las Unidades policiales; a estas Unidades no implicadas también debe informarles; y a su vez, a la Policía Local.

El máximo responsable de la dirección del dispositivo es el Jefe de la Brigada o Grupo Social de Seguridad Ciudadana. Recibe la información del funcionario que adopta las primeras medidas, dirige todas las Unidades, los TEDAX no actuarán sin su consentimiento, es el encargado de mantener el cinturón de seguridad hasta que se retire todo lo relacionado con el atentado, y se encarga de nombrar al responsable de la evacuación de heridos. Es decir, no se actúa sin su consentimiento.

Dispositivo a ejecutar en función del tipo de atentado.
Las medidas de Seguridad Ciudadana incluyen un primer cinturón de seguridad de 200 metros y al interior del mismo solo pasarán las Unidades TEDAX-NRBQ, y solo cuando no haya peligro, los sanitarios para que evacuen a los heridos. Habrá un segundo cinturón a 250 metros y ambos se delimitarán con cinta policial. El espacio entre ambos cinturones quedará limitado para el Jefe del Dispotivo, los funcionarios de Policía Científica y aquellos que se consideren para prestar apoyo y siempre con el consentimiento del Jefe del Dispositivo.

Evacuación de heridos.
En el caso de que haya heridos, el Jefe nombrará a un responsable para su evacuación, las ambulancias quedarán fuera del segundo cinturón y serán las camillas las que puedan estar entre ambos. Se toma nota del número de heridos que salen del cinturón de seguridad y los hospitales a los que les llevan para informar más tarde a la familia y en el caso de que hubiese víctimas mortales, no se moverán del lugar hasta que los TEDAX terminen su actuación.

Evacuación de edificios.
Su actuación es muy parecida a la de los heridos, intentando que solo haya una vía de salida bien señalizada para su evacuación. Todo se hará mediante megafonía y ayudando, si hubiese, a las personas ancianas, discapacitadas o enfermas a salir del edificio. Esto en el caso de que no hubiese ya un protocolo preestablecido, el cual tendrá primacía sobre cualquier otro no escrito.

TEDAX-NRBQ
Su función es prioritaria y no se permitirá la entrada a ningún otro funcionario hasta que no hayan finalizado su actuación. Son los que primero entran en la zona de seguridad y se encargan de detectar otros artefactos explosivos para desactivarlos. Informan al Jefe del Dispositivo de todo lo que ocurra dentro de la zona de seguridad y de lo que necesiten. Cuando se haya desactivado, el explosivo se llevará a la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NRBQ y a este mismo lugar irán los restos que se hayan usado para sacar huellas o restos biológicos que ayuden en el conocimiento del causante.

Policía científica.
Cuando se haya examinado, por parte de los TEDAX-NRBQ, el vehículo donde está el artefacto, se trasladará a la Policía científica para las inspecciones. Es la Unidad encargada de identificar las víctimas que haya.

Cuando se tiene constancia de un atentado terrorista, lo que hay que hacer es comprobar los vehículos de la zona por si hubiese más artefactos, entrevistar a testigos, identificación de los autores, fijación de objetivos según las hipótesis de la inspección, localización de cámaras que pudiesen haber grabado algo y activación de los dispositivos.

2. A pie o con armas de fuego.

Básicamente se siguen las mismas instrucciones, a diferencia de que hay que orientar el dispositivo de forma primordial a la búsqueda y localización de los autores del hecho. Una de las diferencias es que el cordón de seguridad es menor, de 100 metros.

Independientemente del tipo de atentado cometido, hay dos dispositivos que pretenden la detención de los autores, por un lado estarían los de cierre próximo que se basa en la detención inmediata tras el atentado y de cierre lejano, con intención de que no salga de la ciudad.

3. Los que usan agentes NRBQ (Nuclear. Radiológico.Biológico y Químico). Aquí tendríamos dos tipos: según si hay riesgo colectivo o individual de los agentes.

Aquí, todos los actuantes deben tener presente cinco aspectos, como la coordinación con otros servicios de emergencia, la relevancia de los TEDAX-NRBQ, la descontaminación de los afectados previa evacuación por la posible contaminación del artefacto, el cuidado con el pánico de los ciudadanos que muchas veces es peor que el riesgo en sí, y que es un incidente dinámico y su evolución varía según las actuaciones.

Todas las medidas anteriores se tomarán si se trata de un riesgo colectivo, en el caso de un riesgo individual hay variaciones, partiendo de la base que hablamos de un sobre o un paquete donde está el artilugio, se debe informar al Grupo de Desactivación de Explosivos y NRBQ, quienes se encargarán de todo.

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Valkyria
Valkyria
Administrador
Administrador
Mensajes : 7280
Fecha de inscripción : 15/03/2016
Localización : España
el Miér 17 Abr 2019, 17:24
¿Pero el títular no decía EL PROTOCOLO PARA FRENAR ATAQUES?

Más bien debería poner "El protocolo para APAÑAR los destrozos causados por un ataque terrorista"


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.