FORO DE VIGILANTES DE SEGURIDAD Y NOTICIAS
REGISTRATE Y CONECTATE AL FORO Y PODRAS VER Y DESCARGAR MUCHOS CONTENIDOS QUE EN EL SE ENCUENTRAN Y QUE AHORA NO PUEDES VER.

SIN REGISTRARTE NO PUEDES VER LOS MENSAJES. REGISTRARTE NO TE LLEVARA NI UN MINUTO.

TAMBIEN PODRAS DESCARGAR.
DOCUMENTOS PARA VIGILANTES, LIBROS GRATIS Y OTROS . INSPECCIONA EL FORO Y BUSCA LAS DESCARGAS.

NO TE LO PIENSES Y PASA A FORMAR PARTE DEL MEJOR FORO DE SEGURIDAD PRIVADA EN ESPAÑA


Academia controlum seguridad
sitio web seguro

NAVEGA CON TOTAL SEGURIDAD, ESTE FORO ES SEGURO.

Canal de youtubesiguenos en Twittersiguenos en facebook



Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada





CONSEJOS PRACTICOS PARA VIGILANTES DE SEGURIDAD
Revista del foro de vigilantes

View my Flipboard Magazine.


CALCULADORA




Comparte
Ir abajo

Imprimir este tema
SecuryCool
SecuryCool
Experto Nivel 6
Experto Nivel 6
Como nos has conocido? : Internet
Mensajes : 768
Fecha de inscripción : 13/05/2018
Localización : España

“Nuestra prioridad es que los usuarios se sientan seguros cuando viajan en Metro de Madrid” Empty “Nuestra prioridad es que los usuarios se sientan seguros cuando viajan en Metro de Madrid”

el Vie 30 Nov 2018, 01:32
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
DOMINGO GÓMEZ ALONSO RESPONSABLE DEL ÁREA DE SEGURIDAD DE METRO MADRID

La agenda de Domingo Gómez es complicada desde que asumió el Área de Seguridad de Metro de Madrid hace cerca de dos años. Bajo su responsabilidad está la protección de uno de los suburbanos más grandes del mundo, por el que se desplazan diariamente 2,5 millones de personas. Sin embargo, no escatima tiempo para desgranar cómo se organiza la seguridad en la entidad y algunas de las novedades que incorporó tras ponerse al frente de este cometido.

- ¿Cuál es su concepción de lo que debe ser una gestión de la seguridad corporativa adecuada?

Creo que las empresas tienen que cambiar su mentalidad, y para ello han de pensar en el futuro. Hoy en día no puede verse la seguridad sólo como una suma de vigilantes y cámaras porque es mucho más. La seguridad empieza por nosotros mismos cuando tenemos que tomar medidas y ser conscientes de que no podemos facilitar  una intrusión o un acceso indebido.

La seguridad tiene que ser tan importante en la organización como otros departamentos, y es necesario dotarla de los medios necesarios. A medida que pasa el tiempo, y, principalmente, en función de las amenazas, hay que avanzar tecnológicamente, sobre todo con medidas preventivas, atendiendo a los nuevos factores que se vayan presentando. En definitiva, hace falta crear una cultura corporativa de seguridad.

- ¿Cómo trasladó esa mentalidad a Metro de Madrid cuando llegó al cargo?

Lo primero que hicimos fue valorar lo que ya había. Yo llegaba procedente del mundo de la informática y se cruzaron ambas especialidades: la seguridad como tal y los procesos tecnológicos. Por este motivo, considero que la tecnología debe incorporarse a la seguridad.

Lo que hemos añadido han sido nuevas ideas, como, por ejemplo, incluir rutas con vehículos todoterreno en determinados recintos para evitar la entrada de grafiteros. Comprobamos que el 80 por ciento de los depósitos donde se guardan los trenes estaban en el campo y allí es muy complicado dar una atención rápida; pero empezamos a utilizar vehículos 4x4, sobre todo para la vigilancia nocturna, y el resultado ha sido fabuloso.

Otra experiencia que puede servir  de ejemplo ha sido introducir cámaras térmicas en los apéndices de las líneas donde se dejan estacionados los trenes para utilizar al día siguiente, que también nos está dando muy buenos resultados.

- ¿De qué manera está estructurado el departamento de Seguridad de Metro de Madrid para abarcar los incidentes que surgen en la red?

El departamento de Seguridad de Metro de Madrid está dividido en varias áreas de coordinación, cada una de las cuales desempeña funciones específicas. Por un lado tenemos la Coordinación de Red y Patrimonio, que se encarga del grueso de la seguridad de Metro.

Contamos también con el Puesto Central de Seguridad (PCS), el centro neurálgico de la seguridad, que coordina los recursos humanos que hay que desplazar por la red cuando se produce un incidente.

En tercer lugar está la Coordinación de Sistemas, que es una especie de laboratorio donde se analizan los sistemas que salen al mercado y que serían aplicables a Metro de Madrid, para ver qué medidas físicas y tecnológicas podemos incorporar.

Finalmente, existe un área muy específica de Análisis y Gestión de vídeo. Está compuesta por cinco personas encargadas de visionar todas las imágenes de Metro de Madrid para facilitárselas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o a los juzgados,  entre otros, cuando nos las solicitan.

- ¿Con qué activos y medidas cuenta su departamento para proteger las instalaciones y garantizar el servicio?

Contamos, por un lado, con los servicios de varias empresas de seguridad, que son las que realizan las labores de vigilancia. En este momento, tenemos contratadas cuatro empresas, a las que asignamos zonas o grupos de zonas dentro de la red para que presten el servicio. Sus vigilantes pueden estar fijos en las estaciones o en ruta dentro los trenes recorriendo diferentes paradas. El objetivo es abarcar el máximo posible de estaciones.

Por otro lado, disponemos de medidas físicas destinadas a evitar las intrusiones no deseadas. Tenemos alarmas instaladas en todos los pozos de bombeo, subestaciones, centros de tracción, cuartos de comunicaciones… Y para ello utilizamos tecnología como detectores volumétricos, de presencia, cámaras de vídeo, etc. En ese sentido, recientemente hemos incorporado nuevas medidas que mejoran nuestra vigilancia como son las cámaras térmicas, la analítica de vídeo de alta definición o sistemas que permiten prever una intrusión mediante la delimitación de un  perímetro.

Actualmente, también estamos llevando a cabo un proyecto de vigilancia con  caneros en recintos de Metro de Madrid y estudiamos la posibilidad de aplicar nuevas ideas como vallar los recintos con cables de detección de presión, de tal modo que al pisarlos alerten de que hay una intrusión.

Por otro lado, queremos hacer una prueba piloto con un dron situado en una posición fija en vuelo para que visualice un recinto de manera estática y permanente. Aunque hoy la normativa no está abierta a que los drones vuelen en determinados recintos, sí contempla la posibilidad de que estén estáticos.

- Por sus estaciones pasan dos millones y medio de pasajeros cada día, por lo que entendemos que los problemas también serán muy numerosos. ¿Qué tipo de incidentes son los que más le preocupan al departamento de Seguridad?

Para hacernos una idea lo mejor es situarnos. Metro de Madrid tiene más de 300 kilómetros de red que abarcan todo Madrid y diferentes municipios de la zona sur, sureste y norte; y, como señala, cada día utilizan este medio de transporte 2,5 millones de pasajeros. Por tanto, estamos hablando de que Metro es en sí como una gran ciudad; pero si extrapolamos nuestras instalaciones a la superficie vemos que nuestro nivel de incidencias en la red es muchísimo menor del que se produce en la calle. Es decir, nuestros niveles de seguridad y protección son muy elevados.

Los incidentes que se pueden producir son los mismos que en la calle: un altercado entre viajeros, hurtos, personas en condiciones físicas no aptas, venta ambulante...

Hay que destacar que Metro de Madrid cuenta con un factor muy importante para proteger la red como es la colaboración de la Brigada Móvil de la Policía Nacional, que aporta 145 funcionarios distribuidos por toda la red que realizan operativos especiales. Contamos a lo largo de todo el año con un funcionario de esta brigada dentro del PCS que coordina las incidencias en las que es necesaria la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE). Para nosotros esto es maravilloso porque los tiempos de respuesta son espectaculares.

- Para cubrir la red es evidente que necesitan un buen número de vigilantes de seguridad. ¿De qué manera organizan las tareas de estos profesionales?

Para organizar los servicios establecemos una planificación mensual con las empresas de seguridad. Según nuestras necesidades, que cambian constantemente, planificamos las ubicaciones de las rutas, las estaciones, las visitas, etcétera. A todos los vigilantes se les asigna un calendario del que también se informa al PCS para que pueda localizarlos dentro de la red en caso de incidente o necesidad de cualquier otro tipo.

El PCS es el núcleo que coordina, junto con el funcionario de la Brigada Móvil de la Policía, a los vigilantes o agentes de las FCSE que hay que desplazar. Nuestra prioridad es atender una incidencia lo antes posible, que los usuarios se sientan seguros cuando viajan en Metro de Madrid.

- ¿Qué perfiles y formación buscan en los vigilantes que prestan servicio en Metro de Madrid?

Aunque los vigilantes se van subrogando, cualquiera que entra nuevo tiene que pasar primero por una fase formativa en la que se imparten materias relacionadas con la normativa interna de Metro: bajada a las vías, trato al viajero o la seguridad en caso de explosivos, entre otras muchas.

Una parte importante en la formación del vigilante es que conozca cómo trabajamos en seguridad, cómo estamos organizados, cómo se deben establecer las comunicaciones con el PCS, etcétera. De esa manera, tienen conocimiento del funcionamiento interno del Área de Seguridad y cuál es la responsabilidad de cada uno.

- Comentaba que el PCS es el núcleo de la seguridad. ¿Por qué es tan importante este puesto para la seguridad del Metro?

El PCS forma parte del Puesto Central de Control de Metro de Madrid, que está dividido en cuatro sectores con diferentes objetivos, desde donde se controla la circulación y operaciones de los trenes, la monitorización y control de todas las estaciones eléctricas, la monitorización y control de todos los elementos de las estaciones, y el propio PCS.

Dentro de este último, que está atendido 365 días del año, las 24 horas al día, hay tres personas que coordinan todas las acciones cuando aparece un incidente. Son capaces de comunicar a cada recurso qué ha ocurrido para que éste se movilice rápidamente, lo que nos permite dar una respuesta muy ágil. De hecho, es un modelo que han intentado exportar a otros metros.

- España se encuentra en un nivel cuatro de alerta antiterrorista. ¿De qué manera se ha reforzado la seguridad en el Metro de Madrid en este sentido?

Cuando hay una alerta de nivel cuatro nos coordinamos con la Brigada Móvil de la Policía y mantenemos reuniones de forma permanente, dependiendo de las necesidades. En estos encuentros se coordinan los lugares donde se necesita un refuerzo de la vigilancia, que normalmente son los intercambiadores o estaciones importantes. También colaboramos con ellos en los dispositivos especiales que se necesita para prevenir determinadas acciones.

- Aparte del terrorismo, ¿en qué tipo de situaciones colaboran más habitualmente con la Brigada Móvil?

En lo que más colaboramos es en los dispositivos que teóricamente no estaban previstos, como aglomeraciones, eventos deportivos, espacios musicales, campañas antihurto o acciones contra bandas juveniles violentas. Igualmente, colaboramos aportando las imágenes de videovigilancia que nos solicitan.

- ¿Y cuáles son las claves para la gestión de las emergencias que se producen dentro de Metro de Madrid?

El PCS dispone de personal especializado para gestionar las emergencias. Cuando se produce una alerta, estos profesionales preguntan lo que consideramos necesario para obtener información valiosa y, gracias a ella, movilizar a los recursos humanos necesarios para atenderla, ya sean vigilantes, personal del SAMUR, policías o bomberos. Tenemos línea directa con Emergencias 112 y con la Brigada Móvil de la Policía Nacional, así como un convenio especial con SAMUR para que presten atención inmediata.

La gestión operativa consiste primero en hacer unas preguntas a quién transmite la emergencia para después activar a los equipos correspondientes. Si éstos vienen del exterior, personal de Metro se desplaza hacia la salida por donde van a acceder a la red para recibirles y conducirles hasta el lugar del incidente. De esta manera, nuestro tiempo de respuesta es muy breve.

Por otro lado, contamos con tres Puestos de Seguridad Locales en diferentes ubicaciones de la red, que están atendidos por vigilantes de seguridad. Estos puestos distribuyen los recursos necesarios de seguridad y hacen un seguimiento de las imágenes de lo sucedido mientras el PCS se encarga de atender la emergencia. Hay que añadir que contamos con 8.500 cámaras repartidas por toda la red y los trenes, de manera que cuando ocurre un incidente todas ellas se posicionan en tiempo real en el videowall del PSC. Al mismo tiempo se avisa a los Puestos de Seguridad Locales para que revisen desde atrás las imágenes para comprobar lo que ha sucedido.

- Uno de los problemas de seguridad asociados históricamente a Metro de Madrid es la acción de los grafiteros. ¿Cómo impactan las pintadas en la economía de la entidad?

Me gustaría destacar que, solamente durante el año 2016, la acción de los grafiteros supuso un coste cuantificable para la compañía de dos millones de euros. Cuando me refiero a costes cuantificables estoy hablando de, por ejemplo, pintar un tren o romper una puerta de emergencia, pero hay que considerar otra parte de pérdidas difícilmente cuantificables, como parar un tren con viajeros o los posibles cortes de línea asociados a estas acciones. Estos daños son importantísimos porque cuando se detiene un tren en un tramo, la circulación se para en los dos sentidos de la vía, lo que puede derivar en situaciones de pánico o, incluso, ansiedad en los viajeros.

Si las sanciones fuesen mayores para estos casos, creo que la situación sería completamente diferente. De hecho, estamos hablando de bandas organizadas que saben moverse por nuestras instalaciones, que saben cuáles son las estrategias a implementar y cómo enfrentarse a nuestro personal. Tenemos conocimiento de que se organizan intercambios entre grafiteros de diferentes comunidades autónomas, incluso de países. Lo último que nos hemos encontrado es que han organizado una escuela para que los grafiteros más experimentados enseñen a los nuevos cómo moverse por Metro.

- La Ley de Seguridad Privada ha superado ya los dos años y medio de vigencia. ¿Ha observado por su parte una evolución real de las actividades del sector?

Con la Ley de Seguridad Privada no se ha producido un cambio significativo en cuanto a las soluciones a aplicar, ya que son prácticamente las mismas. Estamos esperando a que se publique el Reglamento de Seguridad con el deseo de que así sí se consiga.


- ¿Qué aspectos concretos cree que tienen que modificarse en esa norma?

La formación obligatoria debería sufrir una modificación. Las empresas cumplen con la formación estipulada por la Ley, pero los vigilantes deberían estar especializados porque la responsabilidad que tienen en Metro de Madrid es enorme. Además, los profesionales que prestan servicio en nuestras instalaciones son un apoyo importante para las FCSE, razón por la cual sí considero que deberían tener más competencias de las que tienen actualmente.

Otro tema que debería modificarse es la subrogación, porque es una situación muy compleja que se nos presenta en la prestación del servicio. Estamos obligados a subrogar a todos los vigilantes aunque se haya producido alguna mala práctica en el desempeño de sus funciones.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.