Los comunes atacan a Maragall por 'viejo'