El metro de Moscú vale su peso en oro