Un gitano se fuga de la cárcel de Picassent: sale a comprar tabaco y ya no vuelve