Estrogenización, leche, alcohol e iones positivos —venenos cotidianos a evitar (PARTE 3)