Los anglosajones no son nuestros amigos. España debe acercarse a Rusia y a China