Ada Colau explota ante las amenazas de muerte