Un expolicía rumano ofrece seguridad a los turistas de Barcelona