Cataluña, entre la paranoia y la conspiranoia