La violencia de los catalanes rebeldes amenaza la esperada victoria socialista en el 10 de noviembre